lunes, 15 de septiembre de 2008

De la Boda de mi hermano

Pocas veces se tiene tal alegría como el día de la Boda de un hermano, pero la alegría no se compara cuando la pasas con grandes amigos.

Este fin de semana estuvo plagado de esos momentos en que los amigos ayudan a que la despedida de un hermano no sea tan fuerte, gracias a Javier (mi mejor amigo) por estar siempre ahí, a Rodrigo (el Águila Blanca) por escoger la Boda de mi hermano como despedida antes de irse a España y a Verena (la nueva Cientifique) por entender y disfrutar las tradiciones de un pueblo que no es el suyo.

Finalmente la boda fue una fiesta maravillosa y aunque no estuvieron todos, como Andrea y Vanessa que son mis dos grandes amigas, sé que todos mis amigos estuvieron ahí, antes y después del evento.

Gracias a todos.

2 comentarios:

Mar dijo...

Wow... debe ser padre la sensación de "casar" a un hermano... y llegar a la misa con cara de "sí... yo dormía en el mismo cuarto, compartía los Choco Krispis... y hoy es EL NOVIO"

Felicidades a los recien casados!

andrea dijo...

ahi estuvimos chapis.

besos a los nuevos esposos y a toda la familia