viernes, 29 de agosto de 2008

De argumentos pendejos

Hace unos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminó que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal no violaba la constitución al legislar en materia de vida y maternidad.

Fue indignante escuchar que una ponente declaró en contra de Mariano Azuela: “No sabe lo que dijo, es varón, no sabe lo que es aumentar de peso en un embarazo, tampoco lo que es el rechazo de la pareja a un cuerpo voluminoso, tal vez de 10 ó 20 kilos”, en este argumento encontramos que la discusión no fue de argumentos legales, fueron sentimentales.

Por cierto, la honorable y letrada persona que dijo eso fue Olga Sánchez Cordero.

No queda más que seguir luchando para salvar una vida.

2 comentarios:

andrea dijo...

una tristeza. por qué no incorporamos al servicio público de salud facilidades gratuitas de cirugía estética?

digo, si el rechazo de la pareja por el cuerpo voluminoso es un problema social prioritario y que supera el derecho a nacer.

por eso somos tercermundistas, mecaedemadres.

JoCeLyNe dijo...

claro! y luego hacemos que el seguro social pague por cirugías de cambio de sexo (como en brasil) y que en las maquinitas de los baños se venda mota, no?

es una tristeza que se aprueben leyes que más que estúpidas, son inmorales. pero es una vergüenza que además se declaren como constitucionales.